Zumbi dos Palmares

En mayo de 2010 fui a Bahía a un evento iberoamericano.

La reunión se hizo en el Museo de la Misericordia, en el medio del barrio histórico. Caminando por ahí encontré este monumento en homenaje a Zumbi dos Palmares.

 

salvador de bahía marzo 2010 145

El Estado lo puso allí en 2008 (al pie del monumento están los logos del gobierno federal y el Instituto del Patrimonio Histórico y Artístico Nacional-IPHAN).

De algún modo el monumento nacionalizó a un héroe de la comunidad afrodescendiente en Brasil, símbolo de la resistencia a la esclavitud y líder del quilombo de Palmares, una organización de asentamientos de esclavos escapados y otros grupos sociales, que durante casi dos siglos frustró varios intentos de represión y eliminación por parte de distintos imperios.

Los historiadores y antropólogos de Brasil estudiaron el quilombo de Palmares como ejemplo de la resistencia a la sociedad esclavista y al proceso de aculturación, como reducto de África en tierras americanas o como expresión y antecedente de la lucha de clases en Brasil.

Hacia fines de la década de 1990, la arqueología hizo un gran aporte analizando restos de la cultura material hallados en el asentamiento de Macaco, capital del quilombo Palmares en donde hay una estatua dedicada a Zumbi muy anterior a la del Estado. El hallazgo de cerámicas indígenas, entre otras cosas, abrió la hipótesis de una mayor presencia de los pueblos originarios en el quilombo y la posibilidad de una mezcla mucho más intensa de lo que se consideró históricamente. Pueden leer algo de los resultados de esa investigación en este artículo de Pedro Paulo A. Funari, co-director del Proyecto Arqueológico Palmares, publicado por la revista de la Universidad de San Pablo en 1995.

En la década de 1990 nació también la banda Nação Zumbi que homenajea a Zumbi y al Quilombo de Palmares. Va un clip de la canción “A cidade” uno de los primeros éxitos contenido en su primer disco Da lama ao caos (1994).

 

Sobre migraciones africanas en Argentina

alejandrogortazar:

Excelente publicación con artículos sobre las migraciones y la situación de distintos grupos en Argentina.

Originalmente publicado en GEALA - Grupo de Estudios Afrolatinoamericanos:

Revista Voces en el Fénix Año 3 Nº 21. 
La última frontera. Migraciones
Diciembre de 2012

El número de la revista está dedicado a las migraciones desde distintos lugares del mundo. Aquí señalamos sólo dos artículos que se relacionan con la población  afrodescendiente.

Maffia, Marta y Luz Marina Mateo. 2012. “Africanos y afrodescendientes en la Argentina. Presentes, visibles y luchando por sus derechos” en: Voces en el Fénix, año 3, nº 21. pp. 116-121. [Descargar]

Kleidermacher, Gisele. 2012. “Migración Sur-Sur. Senegaleses en la ciudad de Buenos Aires” en: Voces en el Fénix, año 3, nº 21. pp. 108-115. [Descargar]

La revista completa puede consultarse en:

http://www.youblisher.com/p/512765-Voces-en-el-Fenix-N-21-La-ultima-frontera/

Ver original

Voces

alejandrogortazar:

Otra vez el Renegau

Originalmente publicado en Sudakia:

El camino a Sudakia suele hacerse largo.
La verdad es que ya estaba francamente cansado.
En la calle 54,cerca de  la intersección con la 11, vi una especie de roca o trozo de mampostería, Me senté.

Foto: El Sudaca Renegau. Licencia CC 2.0

Inmediatamente comencé a escuchar voces. ĺo más extraño fue que nadie caminaba por allí, y si embargo las voces seguían.

Los rostros parlantes de la piedra me recordaron a Largo y Chupete, de Perramus

Chupete y Largo. Personajes de Perramus 1 de Juan Sasturain y Alberto Breccia

Levanté el culo de aquel horrible lugar y  corrí sin parar  hasta la Plaza Moreno.

Casi desfalleciendo me dejé caer en un banco hasta que el latido de las sienes comenzó a extinguirse. Luego las piernas decidieron el rumbo.

Me detuvo la voz de un fierita:

-¡¡¡¡Heee amigo!!!!-

Su sonrisa era interminable

A empezar el día con buena onda. Mural:…

Ver original 12 palabras más

Yolanda Domínguez, en respuesta del colectivo

Originalmente publicado en Algunas Plantas Raras:

08_Fashion-Victims_Yolanda-Dominguez

Por Cristina García.

La mujer y sus múltiples caras, íntimas y sociales.

El blog de Yolanda Domínguez es un laberinto en el que es fácil, demasiado, perderse para tratar temas que se inician desde lo femenino.Sobrio y funcional. Lo suyo no necesita de adornos. La realidad  no necesita una limpieza de cara. Demostrando dos premisas fundamentales : acción inmediata, urbana y compromiso.

Su condición de mujer y artista acaban por coronar sus manifestaciones a pie de calle, sinceras y meditadas pero en las que el impulso como chispazo final, es la mecha del experimento.

Sus ocurrencias giran como satélite en círculos concentricos remarcando que las acciones colectivas que se generan son supervisadas por el individuo pero sin olvidar al colectivo como ente poderoso.
La acción anónima es el fuelle o contrafuerte que impulsa cada trabajo. El gesto del grupo, la fuerza de la entidad son pieza clave. Domínguez, con…

Ver original 106 palabras más

Un muro de Nenas crú

No estoy seguro si es Canelones o Maldonado. Camino. En la esquina con Minas me encuentro con un muro con un dibujo y colores muy atractivos. Saco el celular y por error saco una foto.

20140214_185408

La foto movida le da como un tono psicodélico (?) y el muro ayuda: los ojos de la niña, el bosque en el que está parada. ¿No les parece?

 

20140214_185406

 

¿Y ahora?

Me quedo con los ojos. Los encuentro conocidos. Los he visto en otra parte. Se parecen a los de la mujer que canta en Magallanes y Soriano. Aquel muro lo había pintado W, “un artista anónimo”, según mi texto de mayo del año pasado. Después encontré otro muro suyo en la calle Brandzen. Pues bien, resulta que W. no es “un” artista sino “una” artista y se llama “Wendy”. Y resulta que integra el colectivo “Nenas crú”, que firma este muro de la niña alucinada. Todo esto lo sé por Ricardo Klein, quien se dedica al estudio del graffiti y el arte callejero y acaba de publicar un excelente artículo en el que discute ocho tesis equivocadas sobre el tema.

La batalla de Malvinas

alejandrogortazar:

Ayer fue un día muy especial en Argentina. Cada 2 de abril se conmemora el “Día del Veterano y de los Caídos en Malvinas”. En los noventas recuerdo haber leído una nota sobre los “crotos” en la Cerdos & Peces, muchos de ellos veteranos de la Guerra de las Malvinas y la forma en que eran maltratados en las calles. Muchos años después vino la lectura de “Los pichiciegos” de Fogwill. Les comparto ahora el comic “La batalla de Malvinas”, publicado por el gran Sudaca Renegau.

Originalmente publicado en Sudakia:

[object Window]

vía La batalla de Malvinas.

Ver original

Made in Miami / Con Antonio Orlando Rodríguez

El 25 de julio de 2008 la diaria publicó la entrevista que le hice al escritor Antonio Orlando Rodríguez, que ese año había ganado el premio Alfaguara.

 

Fotografía tomada del Sitio oficial de Antonio Orlando Rodríguez http://www.antonioorlandorodriguez.com/

Fotografía tomada del sitio oficial de Antonio Orlando Rodríguez http://www.antonioorlandorodriguez.com/

 

La novela se llama Chiquita y es el nuevo Premio Alfaguara de novela 2008. Su autor, Antonio Orlando Rodríguez, es cubano y reside en los Estados Unidos hace 9 años. Visitó Montevideo por primera vez la semana pasada, aunque estuvo en Buenos Aires en otras ocasiones. Rodríguez cuenta la historia de Espiridiona Cenda, una liliputiense cubana que no superó los 26 centímetros de estatura y vivió hasta su juventud en la ciudad de Matanzas (Cuba). Allí Chiquita permanece oculta y protegida por la familia pero en 1896 se instala en Estados Unidos y en poco tiempo se convierte en una famosa bailarina y cantante del teatro de variedades, que por aquellos años buscaba afanosamente “fenómenos” como ella.

 

El premio Alfaguara de novela, que va por su onceaba edición, se inició en 1998 con un premio doble (Caracol Beach de Eliseo Alberto y Margarita, está linda la mar de Sergio Ramírez). Desde entonces lo ganaron narradores de reconocida trayectoria como Elena Poniatowska o Tomás Eloy Martínez, y otros que a partir del premio lograron una mayor visibilidad como Laura Restrepo o Santiago Roncagliolo. El jurado, presidido por Sergio Ramírez e integrado entre otros por Guillermo Martínez y Joge Volpi, calificó a Chiquita como una novela “con una notable gracia narrativa y una imaginación sin descanso”. El acta del Jurado concluye con estas palabras: “una novela ambiciosa que reconstruye la época de máximo esplendor de los teatros de variedades, y logra traer una vez más a la vida, en todo su genio, su crueldad y su encanto, a un personaje inolvidable”.

 

Artefacto de ficción

 

Antonio Orlando Rodríguez nació en Cuba en 1956. En 1975 ganó un premio de literatura infantil en La Habana. Durante 10 años Rodríguez se dedicó a este rubro, además de trabajar para la radio y la televisión cubanas. En los ochentas “se anima” a transitar por la literatura para adultos y publica dos libros de cuentos Strip-tease (1985) y Querido Drácula (1989). Desde entonces alterna entre ambos registros. En 1991 abandona Cuba e inicia su exilio en Costa Rica. De ahí pasa a Colombia y finalmente en Estados Unidos (la novela está firmada en Miami, noviembre de 2007). Además de narrador, Rodríguez es periodista, editor, profesor e historiador (en particular de la historia de la literatura infantil en Latinoamérica).

 

En Chiquita Antonio Orlando Rodríguez combina algunas de estas destrezas. El resultado es una novela que utiliza recursos de la literatura infantil y herramientas de la investigación en una historia para adultos: “Creo que es una novela para adultos y no apta para menores. Me interesaba mucho apropiarme de algunos temas, recursos, motivos, trucos que son propios de la narrativa para niños e incorporarlos a una novela para adultos. El uso de elementos fantásticos, de transgresiones en la lógica de la narración, de los acontecimientos, determinado sentido del humor. No es usual que en una novela para adultos haya una gallina que ponga huevos de oro o que los personajes biloquen. Me interesaba usar la fantasía con la misma libertad con la que se usa en un cuento para niños, usar un humor transgresor, tratar de cautivar al lector desde el inicio del relato, que es un requisito de los libros para niños. Me propuse incorporar esos elementos, usarlos de manera voluntaria, cosa que ejemplo no esta presente en mi primera novela [Aprendices de brujo publicada también por Alfaguara en 2002]. Aquí lo hice con una voluntad de estilo.”

 

¿Cómo surgió la idea de contar esta historia?

 

El personaje existió. Era una desconocida total. En 1896, producto de unas circunstancias familiares, de caos en el pais, porque estaban en medio de una guerra muy cruenta, muy destructuiva, decide probar fortuna en Nueva York como bailarina y cantante. No sabía de su existencia. Es un personaje sobre el que cayó un manto del olvido muy grande, a pesar de la celebridad que alcanzó. Una amiga me mandó su fotografía por Internet, tal como comento en el libro y me fascinó el personaje. Me sorprendió obviamente su estatura, porque creo que desde los origenes de la humanidad los seres minúsculos han ejercido una fascinación muy grande sobre nosotros. Cuando comencé a leer lo poco que se puede leer sobre el personaje, me di cuenta de que más allá de su estatura, había una heroína de una novela: por su temperamento, su independencia, por las peripecias que la acompañaron, las decisiones arriesgadas que tomó, la libertad con la que exploró su vida sentimental, su vida erótica. Entonces engaveté el proyecto que estaba a punto de empezar, en el que había trabajado mucho ya. Mis amigos más cercanos me dijeron que había perdido la razón. Pero bueno, fue algo casi irracional apostarle a este personaje. Estuve cinco años trabajando en el libro.

 

¿Cómo elegiste el modo de contarla?

 

Mi hipótesis inicial fue escribir una suerte de biografía del personaje, con un narrador omnisciente que lo supiera todo como suele suceder. Pero cuando ya había escrito 50 páginas me di cuenta que por ahí no iba la cosa, que no era como me imaginaba el libro. El personaje se empobrecía con una única visión que le impusiera al lector. Entonces tanteando, dando muchos tumbos, porque carezco de ese racionalismo que permite a otros saber detalladamente hacia donde se dirigen y cómo va a ser su historia, hallé dos variantes: por una parte, las memorias de una vieja artista, una autobiografía disfrazada de biografía. Es un recurso perfecto para que alguien pueda decir todas las flores que quiera sobre sí mismo sin parecer un ególatra, manipulando su leyenda, describiendo el modo en que quiere ser recordado. Por otra parte, ese narrador que a veces suscribe, pero a veces rechaza lo que se dice en la biografía. Eso me permitía explorar dos registros distintos. En la supuesta biografía un tono finisecular, más cercano al folletín, un estilo mucho más florido, literario, de acuerdo a la época. Y por otra parte un estilo muy llano, muy coloquial, con muchas expresiones orales, de la cotidianidad, una narración que va y viene como remedando el habla cotidiana. Eso complementado con las notas al pie que son otro plano narrativo.

 

Ese narrador de las notas es quien corrige…

 

Modifica, precisa. Pero a la larga la novela debe leerse como un artilugio de ficción donde todos los engranajes comparten esa dualidad, algunos son de ficción, otros son puramente reales, son datos históricos. Los he entremezclado. En el cuerpo de la novela, o en las notas al pie, igual en ambos casos, van a coexistir el dato real y la fabulación pura.

 

La historia como decorado

 

Por momentos me parece que hay un planteo de las disputas por quién cuenta la historia y cómo. Sobre todo en las discusiones de Chiquita con Cándido, a quién contrata para dictarle su biografía.

 

Trato de contar la historia con la mayor ingenuidad posible. Desde la malicia que te puede dar el haber escrito muchos años, pero trato de escribir sin segundas intenciones, de poner todas mis herramientas al servicio de la historia, de los personajes. Después que está escrito a veces me doy cuenta “Mira, esta presente esto” o “Mira aquí se puede interpretar o leer esto otro”. Me interesó explorar las infinitas capas que tiene la ficción y las mentiras, me interesaba trabajar con personajes que le mienten al destinatario del texto. Generalmente el destinatario de los textos da por sentado que los narradores o que los personajes cuando hablan están diciendo la verdad, y me interesaba trabajar con las capas de la ficción, con los matices de la ficción, y que tanto narradores como personajes a veces dijeran mentiras, verdades, o verdades a medias.

 

 

¿Se puede decir que hay elementos de la novela histórica latinoamericana contemporánea, al menos por el modo de entrar en la historia a través de un personaje “marginal”?

 

No creo que haga novela histórica. Si bien es una novela donde hay un esmerado trasfondo histórico que recoge toda una época muy larga, muy compleja. Pero no creo que sea una novela histórica, es una novela que privilegia la ficción. Le dediqué mucho tiempo a la investigación de los pequeños detalles de los personajes, las anécdotas, las peculiaridades de cada momento histórico, pero no creo que sea una novela histórica. Siempre pienso que cuando escribes un libro es como lanzar una botella al mar. En este caso el personaje de Chiquita la gente lo ha leído de maneras muy distintas, que nunca le vi: una metáfora del destino de Cuba, una celebración de la diferencia, muchas lecturas. Creo que todas son lícitas.

 

¿Cómo reconstruís el momento histórico?

 

Primero trato de desacralizar el acontecimiento y los personajes. No sabría decir si todos los latinoamericanos, pero en Cuba tenemos una gran tendencia a sacralizar a los próceres. Y fueron hombres y mujeres tal como nosotros, con virtudes y con defectos. Entonces me gusta desacralizarlos, burlarme de ellos sanamente, es decir, con el ánimo de humanizarlos. Igual con los acontecimientos, las historias oficiales son muy fuertes, están como muy enraizadas en nuestro imaginario. En las guerras nunca hay buenos ni malos en un sentido estricto de las palabras, las guerras son malas. La Segunda Guerra de la Independencia de Cuba fue una guerra muy cruenta, con un fin noble, pero los medios fueron sumamente destructivos. Era comprensible, hacía 80 años que todas las antiguas colonias de América eran libres y Cuba seguía estando subordinado a una metrópolis. Entonces me gusta esa mirada desacralizadora de la historia y me gusta utilizar mucho los periódicos como fuente de información, porque en los periódicos está el gran acontecimiento y el hecho insignificante, la menudencia del día a día, que abrieron una tintorería en tal calle, que vaya a tomarse la sopa que hacen en la taberna tal. Eso no te lo encuentras en el libro de historia, pero si lo incorporas a tu novela le da una gran verosimilitud.

 

Dos literaturas, una isla

 

Leí que cuando recibiste el premio te lamentaste por el desinterés de las autoridades cubanas ¿Cómo es tu relación con Cuba?

 

Me siento muy cercano a la cultura cubana y muy parte de la literatura cubana, aun cuando no comparta, no simpatice con el gobierno del país. Por eso me parece que el trabajo de los escritores, vivan donde vivan, se inserta en el cuerpo literario de su país de origen. Por eso me sorprendió que cuando se dio a conocer el premio, ningún periódico, ninguna emisora de radio, ningún noticiero de televisión de Cuba le hiciera saber a la gente que un autor cubano había ganado el premio Alfaguara. Me parece que eso es un poco tratar de…es decir, no es una publicidad que mi libro necesite para venderse, pero pienso que la gente tiene derecho a acceder a esa información, a saber que un libro de la literatura cubana fue recompensado con un premio de ese prestigio. Es el eterno cuento del silenciamiento de información y de la negación del acceso a la información.

 

¿Y cómo se insertaría Chiquita en la cultura cubana?

 

En general me siento emprentado con toda una tradición literaria cubana, con autores a los que me siento afín, y de los que creo que ahí están mis raíces. Autores como Virgilio Piñera, Eliseo Diego, Dulce María Loynaz, Reinaldo Arenas. Creo que vengo del mismo tronco que vienen ellos y me gustaría que mi obra fuera puesta en perspectiva relacionándola con la literatura cubana. Creo que formo parte de una literatura que, lo mismo dentro de la isla que fuera de ella, sigue demostrando su vigor, su riqueza de temas, de formas, de estilos, su variedad, que creo es su principal mérito. Chiquita es una novela que puede leerse de muchas formas pero básicamente es una novela de aventuras, con pinceladas de misterio, de thriller, de erotismo, de humor…pero básicamente una novela de aventuras. Cuando empezaba a escribir el libro me decía “no hay aventuras comparables con la de esta mujer, que con una estatura que nos daba por las rodillas fue capaz de enfrentarse a un mundo hecho a la medida de los gigantes, qué mayor aventura que esa”.